Mujeres por un Parto Respetado

Semana Mundial de Parto Respetado Lema: “El poder de parir está en vos”
Colectiva Mujeres por un Parto Respetado
Un buen parir, un buen nacer
Desde Mujeres por un parto respetado Córdoba acompañamos una vez más la Semana Mundial del Parto Respetado. Este año, el lema “El poder de parir está en vos” nos interpela individual y colectivamente.
Como experiencia que encarna en los cuerpos femeninos o feminizados, entendemos que es fundamental cuestionarnos sobre las significaciones y los límites de este poder. Contextualizarlo en una realidad en la que los condicionamientos culturales, económicos, políticos y de género crean una trama de coerciones de la que nos es necesario salir con la fuerza de nuestras emociones.
Por eso, ponemos en el centro de nuestro aporte a esta campaña aquellas experiencias que nos han atravesado como personas. Nos situamos en cada uno de nuestros escenarios personales para encuerpar el lema y politizarlo a la luz de las demandas actuales por los derechos reproductivos de las mujeres, de las personas con capacidad gestante y de les niñes que van llegando.
Si la maternidad será deseada o no será, nosotras nos sumamos a desentrañar las configuraciones de este deseo en las tramas neoliberales del presente. Apostamos a la Educación Sexual Integral en todos los niveles para aprender y comprender aspectos básicos sobre nuestra potencialidad sexual, el universo de las emociones, los cuidados y el respeto, tanto hacia nuestras cuerpas, como en las relaciones con los demás.
Frente al mandato de maternidad; nosotras queremos poder elegir cuándo gestar.
Frente al disciplinamiento y la violencia ejercida al momento de parir; nosotras queremos decidir cómo, dónde y con quién parir.
Frente a la culpa impuesta, entendiendo los nacimientos con la lógica del éxito o fracaso; nosotras queremos parir con lo que somos, tenemos y devenimos en el tiempo y en el espacio.
Frente a la inexplicable sucesión de intervenciones violentas en les cuerpes de les niñes al nacer, nos asumimos al cuidado de lo que sabemos constituye la huella primal, fundante en sus vidas, en las nuestras.
Frente al deterioro crítico de la salud pública; nosotras acompañamos a las instituciones del Estado -tanto educativas como hospitalarias- en la tarea de difundir e incorporar de manera urgente un nuevo paradigma de atención de los partos y nacimientos, basado en los derechos que garantiza la Ley 25.929 de Parto Respetado. Parir y nacer en condiciones dignas y sin violencias no debe ser nunca un privilegio de clase.
Frente a un sistema médico que limita y cercena nuestra capacidad de parir, nosotras decimos “el poder de parir, en nuestras sociedades capitalistas y patriarcales, no está solamente en vos”.

Seguiremos trabajando para que todes podamos tener real acceso a un espacio cuidado de intimidad en el que nuestro deseo, nuestra fuerza, nuestra voz, nuestra cuerpa y su memoria, nuestro placer, nuestro poder sean las herramientas de un buen parir, de un buen nacer.