Origen |Dar a luz|

El parto puede ser un acto de soberanía personal, de placer y de autocuidado para las mujeres y personas gestantes. Cuando se elige la maternidad, y ésta pasa por el cuerpo desde el embarazo, el momento de parir es muchas veces espacio de múltiples violencias físicas y psicológicas. La despersonalización, ciertas intervenciones innecesarias y otras prácticas sistematizadas tienden a interrumpir lo primitivo del proceso, condicionando la experiencia de quien pare y, además, de quien nace; predisponiendo su forma de vincularse y de responder: desde la calma y el amor, o desde la huida y la lucha.

Del parto institucionalizado a la labor ancestral y actual de las parteras, este recorrido reconoce cada instancia, cada posible; tanto el sello inconsciente que se imprime al nacer, como la reparación consciente de violencias vividas y el gozo profundo que puede ser parir.

Este proyecto fotográfico es una reflexión sobre formas, lugares y tiempos del parir y del nacer, y sobre las maneras en las que estos hechos son percibidos, ejercidos y representados. Origen propone también preguntarse por el propio nacimiento y cómo desde ese día nos comunicamos y accionamos o reaccionamos en nuestras relaciones, tomando en cuenta que cambiando los modos de nacer podrían cambiar los modos de vivir.